La mejor mesa

En una buena mesa siempre hay historias de gestas, de batallas ganadas o perdidas, de vidas que en el hogar se encuentran. Un buen plato está hecho de recuerdos que se arrojaron al fuego para transformarlos en algo más. Un buen trago, evoca siempre los puertos que el viajero anhela más allá del horizonte.

Es la que nos reúne con los otros, la que nos brinda otras visiones, memorias, bagajes. Para departir; compartir. Para enriquecer el alma, entregarla; y en ese cruce de copas y panes, de risas y miradas, una red perfecta se tejerá para atrapar al elusivo presente. Conspiremos contra el tiempo tirano, rompamos lanzas y vivamos el presente.

Seamos libres, cambiemos las reglas. Andemos caminos que no existen aún. Icemos velas en contra del viento. Todo se vale. Cortar, pelar, macerar, sublimar y probar. Fuego, vapor, frío, ebullir y volver a probar. Probar, probar y volver a probar. Todas las veredas llevan al momento de la verdad, al sorbo que prueba y aprueba o reprueba.

La Mejor

Mesa

La Mejor

Mesa

La mejor mesa

En una buena mesa siempre hay historias de gestas, de batallas ganadas o perdidas, de vidas que en el hogar se encuentran. Un buen plato está hecho de recuerdos que se arrojaron al fuego para transformarlos en algo más. Un buen trago, evoca siempre los puertos que el viajero anhela más allá del horizonte.

Es la que nos reúne con los otros, la que nos brinda otras visiones, memorias, bagajes. Para departir; compartir. Para enriquecer el alma, entregarla; y en ese cruce de copas y panes, de risas y miradas, una red perfecta se tejerá para atrapar al elusivo presente. Conspiremos contra el tiempo tirano, rompamos lanzas y vivamos el presente.

Nos reúne

CON OTROS

Estamos vivos y...

Por milenios, comer ha sido nuestra lucha diaria, nuestro yugo y a la vez nuestra más elemental victoria. Estamos vivos y lo celebramos comiendo; recolectar, cazar, criar, preparar, experimentar, cocinar, todo un arte que arranca y traslada la esencia de la tierra a los sentidos. Celebremos nuestra jornada con un festín de vida.
Somos nuestro origen. Venimos del maíz y la milpa, somos ZEA. Pero también somos nuestro andar, nuestra alforja de experiencias y aprendizajes. Hemos ido muy lejos para regresar a esta mesa. Venimos a compartir ideas, sueños y sabores, texturas y aromas. ZEA Bistro es una alquimia, de recuerdos mexicanos arrojados al fuego, con hechizos de otras latitudes.

Seamos libres

En una buena mesa siempre hay historias de gestas, de batallas ganadas o perdidas, de vidas que en el hogar se encuentran. Un buen plato está hecho de recuerdos que se arrojaron al fuego para transformarlos en algo más. Un buen trago, evoca siempre los puertos que el viajero anhela más allá del horizonte.

Es la que nos reúne con los otros, la que nos brinda otras visiones, memorias, bagajes. Para departir; compartir. Para enriquecer el alma, entregarla; y en ese cruce de copas y panes, de risas y miradas, una red perfecta se tejerá para atrapar al elusivo presente. Conspiremos contra el tiempo tirano, rompamos lanzas y vivamos el presente.

Festín

De Vida

Somos nuestro origen.

Somos nuestro origen. Venimos del maíz y la milpa, somos ZEA. Pero también somos nuestro andar, nuestra alforja de experiencias y aprendizajes. Hemos ido muy lejos para regresar a esta mesa. Venimos a compartir ideas, sueños y sabores, texturas y aromas. ZEA Bistro es una alquimia, de recuerdos mexicanos arrojados al fuego, con hechizos de otras latitudes.

Hagamos hogar masía, cantón. Ven siéntate y te sirvo lo que recién cazamos, descubramos juntos lo que la recolección nos trajo al plato y al vaso. Ven, restaña el alma con este elixir. Inventamos sin miedo, pero con precisión para que pruebes con nosotros, que te arriesgues y soltemos amarras.

Queremos tus sentidos en caída libre. Te ofrecemos una travesía distinta cada vez, porque en nuestra mesa como en la vida, cada suspiro es irrepetible.

Somos tu casa, tu castillo, tu refugio.

Festín

De Vida

contacto@zeagroup.com.mx

Hagamos hogar

Masía, cantón. Ven siéntate y te sirvo lo que recién cazamos, descubramos juntos lo que la recolección nos trajo al plato y al vaso. Ven, restaña el alma con este elixir. Inventamos sin miedo, pero con precisión para que pruebes con nosotros, que te arriesgues y soltemos amarras. Queremos tus sentidos en caída libre. Te ofrecemos una travesía distinta cada vez, porque en nuestra mesa como en la vida, cada suspiro es irrepetible.
Somos tu casa, tu castillo, tu refugio.

Hagamos

Hogar